Carta a quien se fue…

Querida Leticia:

Aprovecho la silenciosa siesta misionera para escribirte, así puedo imaginar que te escucho sin tanto quilombo.

De seguro me recriminarías el hecho de que te escribiera, hasta quizá con algunos insultos, pero ambos sabemos que no puedo evitarlo. He decidido hacerte mi religión. Y no ha sido tarea fácil…

Y no me mires con esos ojos anti-esotéricos; que tengo en mis manos la evidencia de esta carta, mi oración, mi plegaria, mi búsqueda del milagro.

¿Todavía insistes en llamarme loco? Porque yo aún quiero llamarte loca, y que rabiosa me escupas la saliva acumulada en tu boca para, por lo menos, sentirte un poco.

Al parecer te cansaste de mí, de nosotros, de todos en sí. Pero ¡oye! No hay razón para no volver… Los años y la distancia se acrecientan y proporcionalmente te extrañamos todos… yo te extraño.

Sabes lo importante que es la libertad para mí, por eso no voy a buscarte ni te traigo de los pelos; volver será siempre tu decisión. Y en todo caso, de que la estés pasando mejor donde estés. Procura contestarme, así puedo constatar de que estás bien, en un lugar mejor.

O si en su defecto precisas ayuda, puedo batirme contra los dioses, contra los científicos, contra el universo o hasta contra vos misma. Para que dejes de mentirme, de mentirnos, de mentirte; con tus ojos cerrados, que causan nuestros ojos mojados, mis ojos rojos y húmedos. El vacío y nuevamente el silencio.

En fin, Diego acaba de levantarse y está escuchando 7 years de Lukas Graham, por si en tu cielo tienen YouTube y quieres saber cuáles son sus gustos. Es muy gracioso escucharlo cantar en inglés, bueno, intentándolo.

María y Néstor están preparándose para trabajar, mientras Nahuel y Fernando siguen durmiendo.

Creo que es hora de despedirme, aunque no quiera y seas vos quien me llena, seguiré buscando tu egregia personalidad, siempre tan correcta y perspicaz. Así es como te recuerdo; como te recordamos.

Recuérdanos.

 

Gabriel Kurtz es estudiante avanzado de la Tecnicatura en Medios Audiovisuales y Fotografía, FAyD.

 

Dejar un comentario