TLQMG o la exploración hacia otros modos de sentir

Contar nuevas historias o plantear nuevas miradas, ese quizás es el gran desafío que
persigue hoy la producción audiovisual en un mundo en constante transformación y frente a una audiencia cada vez más crítica ante los medios de comunicación. Construir un relato audiovisual que interpele desde otros lugares, intentando retratar la diversidad que nos constituye, es el camino que nos merecemos recorrer hoy.
En esta búsqueda quizás andan Sergio Acosta y su equipo con su nueva producción Todo Lo Que Me Gusta (TLQMG), la cual se estrenó en octubre en Canal 12. La serie narra la vida de un joven que está atravesando su transformación hacia lo que conocemos como ‘adultez’, que no sabe bien qué le gusta y lo va descubriendo en el transcurso de los episodios. En ese devenir, la presencia de un compañero de trabajo provoca nuevos sentimientos y otras revelaciones.
La serie, realizada con apoyo del INCAA y el IAAviM, demuestra un laburo minucioso de guion, en la caracterización de les personajes, y en la intención de contar una historia de amor (o desamor), pero desde otro lado, visibilizando la realidad y los sentimientos de personas que definen su sexualidad lejos de la heteronorma. Quizás lo más interesante es la elección de contar todo esto en tono de comedia, género que no es nada fácil de desarrollar.
Quienes nos identificamos con los feminismos, valoramos cada vez que en la televisión se muestran otras maneras sexo afectivas de ser y estar en el mundo. Nos ayuda a naturalizarlas y dejar al menos un poco de lado los prejuicios y tabúes sobre el tema, que todavía son muchos. Estamos en ese proceso de deconstrucción permanente que nos persigue todo el tiempo, hasta en la forma de construir nuestros relatos y en la mirada que tenemos sobre los relatos ajenos. El cine -y el lenguaje audiovisual en general- trabaja con las representaciones sociales, por eso quizás, se torna complejo romper con los estereotipos que crean desigualdades, pero en este contexto de luchas por la libertad de ser y elegir, se vuelve necesario y urgente mostrar otras realidades, porque sabemos que como comunicadoras y comunicadores tenemos una responsabilidad en lo que contamos.
En ese sentido, si bien TLQMG cae en algunos estereotipos (como la mujer que se queja y sus compañeros varones que la tratan de loca depresiva) y que los diálogos que se dan entre mujeres mayormente son para hablar de varones (ver test de Bechdel), hay otros momentos que marcan nuevas búsquedas en la construcción de los personajes y muestran realidades que no nos son ajenas como la precarización laboral, el estrés que genera todo eso, las preocupaciones de las personas que dejamos de ser jóvenes para volvernos adultes, el inconformismo, la imposibilidad de proyectar a futuro, la exploración sexual y afectiva, el desamor, los idas y vueltas en las relaciones, la importancia de la amistad, las nuevas tecnologías siempre presentes en nuestras vidas, etc. Es decir, hay varias aristas que podemos analizar en la serie y eso siempre está bueno, que una pieza audiovisual nos permita seguir pensando y desnaturalizando nuestro propio entorno.
Cada vez que se anuncian estrenos de producciones audiovisuales en nuestra provincia, es un motivo de alegría, porque quienes estamos cerca de ese sector, sabemos lo que cuesta llevar adelante este trabajo, desde la escritura del guion hasta la búsqueda de recursos, que en este contexto de crisis, cada día es más complejo e inalcanzable.
Por eso celebramos que en la provincia tengamos una serie que muestre este tipo de historias, con el trabajo impecable del equipo técnico en la producción, el arte y la
fotografía, y el destacable desempeño de actores y actrices, casi todes de Misiones.
Espero y deseo que las próximas producciones nos tengan a nosotras (las mujeres) como protagonistas detrás y delante de cámara.
“Filmo con la intención de que mis espectadores sospechen de sus propias realidades”, dijo Lucrecia Martel y creo que ahí está la fuerza del lenguaje audiovisual. Sin posturas moralistas ni utilitarias, considero que el arte que necesitamos, hoy más que nunca, es aquel que nos acerca a nuevas miradas para pensar otros mundos, romper con ese sentido común que genera violencia, salirnos de los estereotipos que nos hacen mal y visibilizar otras historias. TLQMG propone un poco de eso.

Ana Victoria Espinoza Es Licenciada en Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata. Forma parte del equipo de La Calaca, un programa radial y espacio de militancia feminista que se transmite hace doce años en Radio Provincia de Misiones.

Ficha Técnica:
Título Original: Todo lo que me gusta
Serie de tv: 8 episodios
Duración: 20 minutos por episodio
Género: Comedia
Año: 2020
Compañía: SA CINE con el apoyo de INCAA e IAAVIM
Tags: LGBTQ+, Coming of age, Dramedy
Creado por: Sergio Acosta
Director: Guillermo Rovira
Productores: Benjamín Correa, Sergio Acosta
Música: Matias Carou
Elenco: Milton Rosés, Esteban Masturini, César Bordón, Iván Moschner, Bárbara
Hobecker, Christian Harika, Gastón López, Ana Luz Källsten, María Bernardini.
Trailer: https://www.youtube.com/watch?v=ccHGGDaHJGg

Dejar un comentario

Reseñas Relacionadas

Fotografiar la muerte Jun, 2016
Ante todo, humana. May, 2019