Conceptos viajeros en las humanidades. Una guía de viaje

¿Es válido el uso, en cualquier circunstancia, de un concepto sin conocer su origen, sus desplazamientos, las transformaciones y las utilizaciones anteriores que se le dieron, en las ciencias o en las artes? Sin la intención de limitar o marcar taxativamente cuándo, cómo y en qué se debería utilizar con corrección algún concepto, Mieke Bal propone reconocer el derrotero histórico y la tensión social y política –o, como diría ella de “lo político”-, para evaluar los alcances epistémicos, éticos y estéticos. Para realizar la interpretación de los usos y las apariciones en diferentes disciplinas, una de las formas para apreciarlos es considerando las interacciones, al mismo tiempo interactividades e intersubjetividades, que se pusieron en juego y conformaron la emergencia, permanencia o caducidad del mismo. Además de abandonar la ingenuidad de la no intencionalidad y la neutralidad, el libro hace centro en otras problemáticas con igual importancia: ¿en qué momento y cómo una idea se vuelve concepto? ¿Se tiene en consideración que ese cambio impone una complejidad ineludible que arrastra consecuencias en y de diversos campos?
La propuesta de trabajar con conceptos no se presenta bajo la apariencia de una forma sencilla, que aclara, brinda seguridad y evita desvíos, porque la flexibilidad e inestabilidad estructural son algunas de sus propiedades. Aunque la ambigüedad siempre retorna para mostrar los alcances de los artificios de la estabilidad, las disputas que afloran no constituyen problemas, sino territorios para evaluar diferencias y acompañar, dinámicamente, los cambios y ramificaciones que se encuentran en toda movilidad. El listado de campos en los que Bal emprende viaje constituye una constelación que puede abarcar desde las ciencias duras a las performances del arte visual contemporáneo y, lo más destacable, es que sus fronteras se pueden expandir en la medida que alguien quiera analizar o producir. Algunos de los conceptos que aparecen en esta travesía entre campos y que acompañan, casi ineludiblemente, a las ciencias y artes son: imagen, performance, instalación, texto, contexto, mis-en-scène, tradición, memoria, entre otros.
Proveniente del campo de la crítica cultural, más específicamente de la narratología dentro de la teoría literaria, Mieke Bal no resulta un nombre desconocido para la crítica de la literatura debido a su insoslayable Teoría de la narrativa, pero su condición de videoartista y de comisaria y conservadora es mucho menos conocida y apreciada fuera de Europa. Quizás esta doble pertenencia, a la teorización, crítica y enseñanza, por un lado, y a la producción y curaduría, por otro, expliquen sus intereses que abarcan desde la literatura clásica hasta el arte visual contemporáneo, pasando por estudios e instalaciones sobre los fenómenos de migración y movilidad en la sociedad actual. Conceptos viajeros en las humanidades presenta una problemática compleja desandando las complejidades que la fueron enredando e inaugurando otras, porque la movilidad conceptual es una propuesta de esfuerzo analítico o productivo que, en las ubicaciones de la investigación o el quehacer artístico, nos enfrenta a la incomodidad de pensar y asumir la reflexión y la producción como inseparables. Si el arte cambia, se mueve, muta, y las ciencias sociales y humanas, también, aparece, entonces, una pregunta indirecta que inquieta e inquiere ¿nosotros acompañamos esos movimientos y transformaciones o permanecemos y transcurrimos en el olvidable y seguro espacio de la forma que no arriesga sus límites?

Sergio De Miranda es Licenciado en Letras. Docente UNaM.

Datos de la Obra.
Título: Conceptos viajeros en las humanidades. Una guía de viaje.
Autor: Bal, Mieke (trad. Yaiza Hernández Velázquez.)
Año: 2009
Murcia: CENDEAC
Pp: 460
Link editorial: http://www.cendeac.net/es/editorial/catalogo/50
Imagen tapa: http://www.cendeac.net/es/editorial/catalogo/artimg78258

Dejar un comentario

Reseñas Relacionadas

Las nubes Oct, 2015
Contra la burguesía digital Jul, 2016