Reseñas en "MISCELÁNEAS" — Página 2

Paridad: maquillaje de un régimen opresor.

En octubre de 2018 la legislatura de nuestra provincia votó por unanimidad la ley de Paridad de Género, con lo cual las listas electorales deberían estar compuestas por un 50 por ciento de mujeres. La aprobación fue presentada como “una conquista histórica” de las misioneras y de los festejos participó casi la totalidad de los partidos políticos.
Ahora bien, el oportunismo de estas fuerzas políticas hace pie en la consideración, más o menos extendida, de que la presencia de más mujeres en los espacios de decisión nos permitirá avanzar en la conquista de nuestros derechos. Sin embargo, la realidad se encargó en numerosísimas oportunidades de demostrar que la presencia de mujeres en los espacios políticos y de poder no significa, per sé, un avance en nuestras reivindicaciones. Cristina Kirchner fue presidenta durante ocho años, durante los cuales se encargó de bloquear el tratamiento del proyecto de interrupción voluntaria del embarazo, una de las demandas históricas del movimiento de mujeres. Además, fue durante su gobierno que se llevó a cabo la reaccionaria reforma del Código Civil que significó un retroceso en varios aspectos, particularmente al considerar en su artículo 19 que la vida humana comienza con la concepción. Fue ésta reforma la que utilizaron como mayor argumento legisladores, curas y pastores en su campaña contra el aborto legal.
Otro ejemplo lo encontramos en los votos de las diputadas nacionales en ocasión del tratamiento del proyecto IVE en el congreso: de las 100 diputadas 50 votaron a favor, 49 en contra y una se abstuvo, vaya paridad.
¿Por qué el ingreso de mujeres a cargos políticos no se traduce en avances en las condiciones de existencia de las trabajadoras? Porque el ingreso de las mismas no está condicionado al ingreso de nuestro programa de reivindicaciones. No existe programa político burgués que pueda resolver el problema de la mujer trabajadora, ni ocuparse de su empoderamiento porque choca con la pared de la precarización, el
ajuste y todas las miserias garantizadas por un estado al que ya nos ocupamos en señalar como el responsable de la perpetuación de nuestra situación de opresión y sometimiento. En los programas e incluso en su composición en partidos como la Renovación, PJ, UCR, PRO el pliego político histórico del movimiento de mujeres está ausente. Y si tuvieran alguna mención, sus acciones legislativas no podrían
aprobar los presupuestos donde se garantiza la miseria salarial para las estatales, los despidos y en el mejor de los casos la continuidad de la precariedad laboral como en los parques de La Salud y Conocimiento.
El movimiento de mujeres de nuestro país, con décadas de lucha, jamás incluyó entre sus demandas una ley en éstos términos. Cabe preguntarse si en todos éstos años no percibimos que teníamos a mano la llave para resolver nuestros problemas. No pareciera ser el caso y a sabiendas de que ésta ley generó ciertas expectativas en muchas compañeras, tenemos que remarcar: se plantea el rechazo de los cupos de toda clase, pues no sirvieron para avanzar en nuestros derechos, únicamente fueron utilizados como instrumento del estado para intervenir y regimentar la vida interna de los partidos. Antes con el cupo de 30 por ciento y ahora con el de 50, las trabajadoras tenemos los mismos problemas para participar en política: el peso de las tareas domésticas, la carga casi exclusiva del cuidado de niños y ancianos, la precariedad laboral, la maternidad forzada, la violencia en todas sus formas.
Mientras no se cambien éstas condiciones materiales los cupos son, en los partidos del régimen, para las pocas que tienen sus necesidades cubiertas. La emancipación de la mujer es incompatible con un régimen basado en la explotación de las mayorías populares por parte de una minoría patronal. A partir de ésta comprensión queda planteada la pelea fundamental: la lucha contra este sistema al que la violencia y sojuzgamiento de las mujeres le es funcional. Y la lucha es por un gobierno de las y los trabajadores.

Olga Aguirre es militante socialista.

Link https://prensaobrera.com/politicas/63652-misiones-la-justicia-electoral-convalida-el-cupo-contra-la-participacion-de-las-mujeres

Babasónicos: gesto poético y gesto político

Primero fue un video, en Youtube, con un scroll donde se podía leer un texto en caracteres blancos sobre fondo negro. El audio remitía al sonido del mar. Fue publicado un 12 de julio de 2018 y en la descripción estaba escrito lo siguiente: “Video lyric adelanto La Pregunta / Estreno La Pregunta 27 de julio”. Tuvo (hasta el día en que esto escribo) 42,789 vistas, 1.1 K “me gusta” y “106” pulgares para abajo. Después venían los link de las redes sociales de la banda. Los comentarios son de los más variados. Desde “nos estafaron” hasta “¿Dónde está el audio?; bromas sobre la literalidad, acusaciones de vendehumo asociada a un reciente técnico de la selección nacional de fútbol, declaraciones de amor incondicional a la banda, enojos varios y así.

El video se publicó el 27 de julio de 2018, tal cual lo anunciado. En la descripción se agregaron las plataformas de streaming y la letra completa del tema. Tuvo 4.960.690 vistas (hasta este momento) y 20 K de pulgares aprobando y 1k de “no me gusta”. Los comentarios son mayoritariamente positivos y comparan – algunos – la escucha del tema con erecciones, otros el look del cantante con músicos del folklore argentino o Jim Morrison, y otros escriben, simplemente: “obra de arte”.

La banda, por si alguien está distraído, es Babasónicos y esos fueron los primeros adelantos del disco “Discutible” que hace un par de días ya rota en las plataformas digitales de escucha musical. Pero desde que apareció el video lyric con la letra de “La pregunta” no pude dejar de pensar en el gesto artístisco que esto significaba. Utilizando los medios del capitalismo cultural, del mercado semiótico de videos y música, Babasónicos destila un mensaje contrahegemónico que resignifica y desgarra el velo de lo igual.

Desde los inicios de la banda el concepto de “nada es lo que parece” fue reformulándose en estéticas visuales, poéticas que incomodan y apuntan, precisas, a las lógicas naturalizadas del poder y en conceptos artísticos que van mutando, inapresables.

En una incómoda entrevista, con un mediocre patovica de cartón de un diario hegemónico, Adrián Dárgelos intentaba defender su obra ante burdas y literales interpretaciones de entrevistador. Allí, decía: “No tengo ganas de explicar la letra de mis canciones porque les estaría sacando campo de significado.” En la ambigüedad está el gesto poético, político e ideológico. Fuera de orden, e incluso de significado explícito. Por eso la pregunta infinita.

En mundo donde, al decir de Byung-Chul Han: “la expulsión de lo distinto genera un adiposo vacío de plenitud” (Byung-Chul Han, La expulsión de lo distinto; Herder Editorial, 2017:18) la pregunta desarma lo preconcebido, lo aceptado, lo que se repite hasta que desaparece su arbitraria formulación. En la línea de Marcel Duchamp, Andy Warhol y The Beatles, los Babasónicos, parados en el centro del sistema industrial de contenidos reaccionan escupiendo sobre la comodidad que el mainstream genera. Lo hacen con la estrategia de la guerrilla cultural, devolviendo estéticas inefables y sentidos ambiguos.

“Una obra de arte”, decían algunos comentarios en You Tube.

Café Azar es Licenciado en Antropología Social por la UNaM.

Del blog:  https://elauradelosdesangelados.wordpress.com/2018/10/15/babasonicos-gesto-poetico-y-gesto-politico/

¡CON LA EDUCACIÓN DEL PUEBLO NO!

Para el pueblo lo que es del pueblo, porque el pueblo se lo ganó,
para el pueblo lo que es del pueblo, para el pueblo Liberación.
Canción de Pedro y Pablo.

Hemos entrado en un período histórico surrealista, el cual aún no llegamos a comprender y ser totalmente conscientes de lo que estamos atravesando, donde peligra nuestra propia soberanía, y uno de los tantos derechos sociales adquiridos por el propio soberano, EL PUEBLO, como es el caso de la “Educación Pública”, una de las tantas cosas preciosas que nos caracteriza como país, porque ella es PÚBLICA, LAICA Y GRATUITA PARA TODXS.  Emergemos como país latinoamericano dándole esa posibilidad a millones de personas.

Nos parece surrealista la cuestión, ya que después de tantas luchas conquistadas hoy nos las quieran arrebatar; a nosotros, a primeras generaciones en poder acceder a un título  universitario, hijos de colonos, tareferos, que envenenaron sus cuerpos manipulando agrotóxicos, de empleadas domésticas que sirvieron a la clase más pudiente toda su vida en negro, a esos mismos que se revolcaron en su propio nido de víboras por la bronca que les generó  que ellas recibieran una jubilación “sin aportes”; hijos de esos changarines que se pasaron horas bajo el sol por unos pocos pesos… Hoy, gracias a ellos, a la justicia social y la lucha del pueblo, pudimos llegar hasta aquí, una posta de la cual nos aferramos y la que defenderemos hasta las últimas consecuencias, porque no dejaremos que nos la quiten; porque es nuestra, de todos, y sabemos que todos podemos llegar a la universidad. Todos… y nadie nos puede decir lo contrario. La vamos a defender hoy, más que nunca, porque tenemos ese poder, el del conocimiento, el de la sensibilidad con nuestros pares, de verlo como un bien general para todos, donde el individualismo no debe de existir.

Estos días encontraron en Corrientes los restos de Carlos Enrique Tereszecuk, posadeño desaparecido en la última dictadura cívico-militar en Argentina, un joven de tan sólo 24 años, de Villa Urquiza, que luego de estudiar Teología y Filosofía en Córdoba, quería seguir estudiando en la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales la carrera de Trabajo Social. Militante del movimiento estudiantil, comprometido con la educación, osada decisión en los tiempos que corrían, ya que la actividad gremial era severamente perseguida por el gobierno dictatorial, presidido en ese entonces por Videla. Carlos volvió a ser nombrado, recordado e inmortalizado, haciéndonos sentir ese dolor y bronca, la cual transformamos para seguir luchando en su memoria, y en memoria de todos esos desaparecidos de ese 16 de septiembre que se acerca, por la lucha de un boleto gratuito para los estudiantes que fue considerada por las Fuerzas Armadas como «subversión en las escuelas».

Por todos esos compañeros, no abandonaremos la lucha, continuaremos con lo que ustedes comenzaron, porque no fue en vano perder la vida por la causa, nosotrxs seguimos por ustedes, porque así se traza la historia… por luchas, por conquistas, de rebelarnos hacia esos que nos quieren callar y oprimir… RECORDAR ES RESISTIR.

Estamos hablando aquí del futuro de un país, del futuro de nuestros hijos, sobrinos, nietos, que dolorosamente están condenados a pagar una deuda externa al FMI, a esos mismos que nos sangraron tanto tiempo, del cual pudimos estar casi libres gracias a un gobierno pasado que trató de sacarnos de toda esa barbaridad, donde estábamos logrando ese levantamiento y resurgimiento como pueblo latinoamericano, un sueño que comenzaba a hacerse realidad… y otra vez nos golpearon -y fuerte-, pero cuando la otra mitad del pueblo despierte y se dé cuenta de lo que pasó, volveremos más fuertes que nunca.

Verónica Nair Tellechea es Profesora en Artes Plásticas, FAyD, UNaM.

Link: http://www.stopenlinea.com.ar/…