Babasónicos: gesto poético y gesto político

Primero fue un video, en Youtube, con un scroll donde se podía leer un texto en caracteres blancos sobre fondo negro. El audio remitía al sonido del mar. Fue publicado un 12 de julio de 2018 y en la descripción estaba escrito lo siguiente: “Video lyric adelanto La Pregunta / Estreno La Pregunta 27 de julio”. Tuvo (hasta el día en que esto escribo) 42,789 vistas, 1.1 K “me gusta” y “106” pulgares para abajo. Después venían los link de las redes sociales de la banda. Los comentarios son de los más variados. Desde “nos estafaron” hasta “¿Dónde está el audio?; bromas sobre la literalidad, acusaciones de vendehumo asociada a un reciente técnico de la selección nacional de fútbol, declaraciones de amor incondicional a la banda, enojos varios y así.

El video se publicó el 27 de julio de 2018, tal cual lo anunciado. En la descripción se agregaron las plataformas de streaming y la letra completa del tema. Tuvo 4.960.690 vistas (hasta este momento) y 20 K de pulgares aprobando y 1k de “no me gusta”. Los comentarios son mayoritariamente positivos y comparan – algunos – la escucha del tema con erecciones, otros el look del cantante con músicos del folklore argentino o Jim Morrison, y otros escriben, simplemente: “obra de arte”.

La banda, por si alguien está distraído, es Babasónicos y esos fueron los primeros adelantos del disco “Discutible” que hace un par de días ya rota en las plataformas digitales de escucha musical. Pero desde que apareció el video lyric con la letra de “La pregunta” no pude dejar de pensar en el gesto artístisco que esto significaba. Utilizando los medios del capitalismo cultural, del mercado semiótico de videos y música, Babasónicos destila un mensaje contrahegemónico que resignifica y desgarra el velo de lo igual.

Desde los inicios de la banda el concepto de “nada es lo que parece” fue reformulándose en estéticas visuales, poéticas que incomodan y apuntan, precisas, a las lógicas naturalizadas del poder y en conceptos artísticos que van mutando, inapresables.

En una incómoda entrevista, con un mediocre patovica de cartón de un diario hegemónico, Adrián Dárgelos intentaba defender su obra ante burdas y literales interpretaciones de entrevistador. Allí, decía: “No tengo ganas de explicar la letra de mis canciones porque les estaría sacando campo de significado.” En la ambigüedad está el gesto poético, político e ideológico. Fuera de orden, e incluso de significado explícito. Por eso la pregunta infinita.

En mundo donde, al decir de Byung-Chul Han: “la expulsión de lo distinto genera un adiposo vacío de plenitud” (Byung-Chul Han, La expulsión de lo distinto; Herder Editorial, 2017:18) la pregunta desarma lo preconcebido, lo aceptado, lo que se repite hasta que desaparece su arbitraria formulación. En la línea de Marcel Duchamp, Andy Warhol y The Beatles, los Babasónicos, parados en el centro del sistema industrial de contenidos reaccionan escupiendo sobre la comodidad que el mainstream genera. Lo hacen con la estrategia de la guerrilla cultural, devolviendo estéticas inefables y sentidos ambiguos.

“Una obra de arte”, decían algunos comentarios en You Tube.

Café Azar es Licenciado en Antropología Social por la UNaM.

Del blog:  https://elauradelosdesangelados.wordpress.com/2018/10/15/babasonicos-gesto-poetico-y-gesto-politico/

Dejar un comentario

Reseñas Relacionadas

Espiral Sep, 2016
Sororidad en clave serial y televisiva Sep, 2019