Viadas

“Los dioses compartimos un terrible secreto: los hombres son libres y no lo saben”. Jean Paul Sartre

 

Anarquismo trashumante. Crónica de crotos y linyeras (2008) fue un libro primeramente conocido con el título En Pampa y la vía. Crotos, linyeras y otros trashumantes, publicado en 1998 por Osvaldo Baigorria (1948-). En esta nueva versión, el escritor, periodista y docente argentino, amplía sus líneas sumando un capítulo fundamental a la historia previamente celebrada. Los orígenes del croto, así como nos describe su investigación, datan en la Argentina de la primera mitad del siglo pasado, asociada al trazado ferroviario. Dos apéndices al final, nos ofrecen un glosario de términos linyeras que suman al relato, las particularidades de esta subcultura nacida en las vías y un apartado con sus coloridos refranes, como: ¿De qué sirve tener rancho si el alero no da sombra? Que nos indica que no siempre poseer bienes materiales da felicidad.

Si bien, en la historia humana, siempre hubo trotamundos -desde los ascetas peregrinos o samanas descritos por Hesse en Siddhartha; pasando por los truhanes medievales; hasta llegar a finales del siglo XIX con el wandervogel (pájaro errante) alemán-, lo cierto es que el croto, como tal, fue un nombre aceptado en nuestro país desde 1920 por una disposición de José Camilo Crotto, gobernador de la provincia de Buenos Aires, en la que se autorizaba a los trabajadores golondrinas a viajar gratis en los trenes de carga. De allí, que su origen etimológico sea considerado de carácter de político. La diferencia fundamental entre un croto y un sin techo, está dada en la voluntad de la renuncia del primero. La búsqueda del lugar de no-pertenencia y la huella que conduce hacia sí misma: la viada (la vida en las vías).

Además de presentar casos y figuras famosas -entre ellos su propio padre, el Pibe Materia– dentro de esta subcultura formada en el andar y fuera del sistema socialmente impuesto al hombre, lo interesante de la recopilación de relatos narrados por Baigorria está puesto en la libertad del espíritu humano. Hay un acercamiento de tipo filosófico a la idea de libre pensamiento, que no involucra mover el cuerpo: uno bien puede ser anarquista desde donde esté situado. Luchar contra los moldes prefabricados en los que -cada vez más- la sociedad presiona para que encajemos, será tarea para aquellos que aún posean la fuerza para resistir(se).

Anarquismo trashumante finalmente nos enseña que “El andariego no quiere otra cosa que andar. La huella es un fin en sí.” Y es allí donde reside su esencia, donde el camino se convierte en destino. Y ese destino para el croto es el camino mismo.

 

Valeria Darnet es artista grabadora. Crítica. Licenciada en Artes Plásticas. Docente UNaM.

 

Título: Anarquismo Trashumante. Crónica de crotos y linyeras.
Autor: Osvaldo Baigorria
Colección: Utopía Libertaria
Editora: Terramar Ediciones
Ciudad: La Plata
Páginas: 160
Link editorial: http://www.cuspide.com/9789876170482/Anarquismo+Trashumante

Dejar un comentario

Reseñas Relacionadas

Bestiario Ago, 2014
Sin sospecha, ni obsesión… Ago, 2013